Truchas de batata saludables. Un dulce navideño de Canarias

truchas de batata saludables
truchas de batata saludables
Truchas de batata saludables

Si te gusta mi contenido ayúdame dejando tu valoración. Me motivarás mucho a seguir esforzándome en crear más contenido gratis con el que ayudar a más personas.

0/5 (0 Reviews)

Las truchas de batata son de esos postres que no faltan en las mesas navideñas de los canarios. Unos bocados dulces hechos con batata amarilla, almendras y con el toque típico del anís o matalahúva. Esa mezcla la metes dentro de una masa de empanadilla, se fríe tradicionalmente y se reboza en azúcar. También la encuentras hechas con relleno de cabello de ángel, pero mis favoritas siempre son las de batata. Como siempre, quiero ofrecerte mi versión así que hoy quiero que aprendas a preparar unas deliciosas truchas de batata saludables.

Para convertir en saludables las tradicionales y calóricas truchas de batata típicas de Canarias, vamos a eliminar el frito y los azúcares blancos añadidos. Endulzaremos utilizando dátiles Medjoul, la canela, el anís y el propio dulce de a batata.

Los ingredientes para hacer las truchas de batata saludables son:

— 500 gramos de batata amarilla
— 100 gramos de almendras
— 1/2 cucharada de stevia o endulzante de preferencia
— 3 dátiles Medjoul
— 10 gramos de anís en grano o matalahúva
— 1/2 cucharadita de canela
— 1 huevo
— 4 paquetes de 16 obleas

Nuestras truchas de batata, ahora a la cocina

Pelar y trocear la batata en trozos de tamaño medianos.

Verter un litro de agua en una olla.

Agregar el anís a la olla.

Hervir el agua con el anís durante 10 minutos para infusionar.

Colar el agua para retirar el anís del agua, dejando el agua infusionada y colada en una nueva olla.

Llevar a ebullición el agua infusionada del anís.

Agregar a la olla la batata pelada y troceada.

Hervir durante 15 minutos o hasta que la batata esté blanca y cocida.

Escurrir la batata y reservar.

Preparar nuestro relleno saludable

Deshuesar y picar los dátiles en trozos pequeños.

Picar las almendras en trozos de tamaño medianos. Puedes hacerlo utilizando una picadora, una batidora o un cuchillo. Si lo haces utilizando una batidora o picadora, no te pases con el tiempo de batido para que la almendra no se haga harina. Los trozos tienen que ser de tamaño medianos para que se sienta en crujiente en la masa al dar el bocado.

Introducir la batata cocida en un bol grande.

Aplastar la batata con un tenedor.

Añadir al bol junto con la batata aplastada la stevia, la canela, la almendra picada y los dátiles picados.

Mezclar e integrar bien todos los ingredientes con ayuda del mismo tenedor o de una paleta.

Vamos a rellenar la obleas

Precalentar el horno a 180ºC.

Abrir el paquete de obleas y disponerlas sobre la mesa sin quitarle el papel de la base.

Repetir el mismo proceso con el segundo paquete pero esta vez sí hay que quitarle el papel y disponer las obleas sobre las anteriores para que quede doble masa.

Agregar una cucharada de la mezcla de batata en el centro de cada oblea.

Doblar las obleas con cuidado dando la forma a la empanadilla o trucha.

Hornear las truchas de batata

Sellar las truchas con un tenedor aplastando suavemente los bordes.

Forrar una bandeja de horno con papel vegetal.

Disponer las truchas de batata sobre la bandeja y el papel vegetal quitándole el papel redondo que trae cada una de las obleas de la base. Esto es muy importante ya que este papel redondo de cada oblea no es apto para el horno.

Cascar y batir un huevo.

Pintar las truchas de batata con el huevo. Puedes hacerlo con un pincel de silicona. Este paso hará que las truchas queden brillantes una vez horneadas.

Hornear durante 14 minutos o hasta que las truchas estén doradas. 

Algunos truquillos

Con estas cantidades salen 32 truchas o empanadillas, pero siempre puedes reducir o duplicar cantidades en función del número de invitados o de personas que estéis en casa. Duran bastante tiempo una vez cocinadas y siempre es mejor tener opciones saludables para picar en Navidad cuando no ataca el gusanillo del dulce, que acudir a los dulces industriales y repletos de azúcar añadida.

Otra opción es dejar la masa del relleno preparada y rellenar y hornear las truchas o empanadillas en el momento que vayas a consumirlas. En menos de 15 minutos las tienes calentitas, doradas y recién hechas, y no tendrás la tentación de estar picando una cada vez que pasas por delante de la bandeja de dulces.