KetoMaster: Curso dieta keto online 21 días

Respuestas ancestrales a los problemas de salud actuales

Descubre el poder de KetoMaster: transforma tu cuerpo y tu vida en tan solo 21 días con la mejor guía avanzada sobre la dieta keto y el ayuno intermitente.
5/5 (1 voto)

La dieta keto es la única dieta que yendo contra los preceptos de la industria alimentaria y las recomendaciones de la industria farmacéutica cambiará radicalmente tu vida, mejorando tu bienestar y alejándote de las enfermedades que nos aquejan hoy día.

Es la mejor dieta antiinflamatoria y para perder peso que conozco y es la que pauto en los casos más desesperados, cuando todas las demás opciones han fallado. Combinada con el ayuno intermitente la pérdida de peso será total.

Pero ojo, la dieta keto no es para todo el mundo, aunque sí que lo fue hace mucho, mucho tiempo.

Si te estás preguntando por qué oyes hablar tan poco de la dieta keto o por qué cuando lo hacen los medios de comunicación es para relativizar sus beneficios y advertir de sus supuestos riesgos, entonces vuelve a leer despacio el primer párrafo de este texto y obtendrás tu respuesta.

30,00

Como te decía, la dieta keto no es para todo el mundo a pesar de sus increíbles resultados y beneficios. Así que llegados a este punto, puedes hacer dos cosas:

Si eres de las personas que creen que el espectacular estado físico de actrices y actores como Jennifer Aniston, Halle Berry, Chris Hemsworth, Megan Fox o Alicia Vikander (la mismísima Lara Croft), o el de bestias del deporte como Lebron James o Tim Tebow, o el de modelos como Adriana Lima, o el de personalidades como Kim Kardashian o la cantante Adele, o el de personajes de la realeza, como Kate Middleton, son resultado del mal asesoramiento por parte de sus nutricionistas de referencia que solo quieren sacarles la pasta, efectivamente, la dieta keto no es para ti. Ya puedes pirarte que esto no va contigo.

Si por el contrario sabes que algo en tu cuerpo no va bien porque no dejas de enfermar, te sientes sin pilas y te arrastras todo el día y no pierdes esos pocos kilos que te sobran ni a palos, creo que sería buena idea que te quedaras y escucharas con atención lo que tengo que contarte. Puede cambiar tu vida para siempre.

Bueno, en realidad eran tres cosas. Y es que puede que ya me conozcas y quieras ir al grano y comprar mi KetoMaster porque has visto u oído lo bien que les está yendo a otros KetoMasters. En este caso, puedes darle directamente al botón de “Comprar ahora” al precio de aquí abajo.

5/5 (1 voto)

El enemigo silencioso que está destruyendo tu salud

Vives con inflamación crónica y no lo sabes, pero acabarás enterándote.
¿Por qué? Porque es muy probable que acabe matándote.
No exagero, fíjate en este dato:

El 50% de la mortalidad en todo el mundo hoy en día puede atribuirse a enfermedades relacionadas con la inflamación crónica.

De hecho, a esa misma inflamación crónica (que tú sufres sin saberlo) se la conoce ya entre investigadores y científicos como la plaga silenciosa del nuevo siglo.
Diabetes tipo II, enfermedad por hígado graso no alcohólico, enfermedad renal crónica, enfermedades cardiovasculares, varios tipos de cáncer, sarcopenia, osteoporosis, osteoartritis, depresión y enfermedades neurodegenerativas, incluyendo el terrible Alzheimer.
En que desarrolles a medio o largo plazo cualquiera de esas enfermedades puede estar trabajando ahora mismo, en mayor o menor medida, tu inflamación crónica.

¿Qué por qué no se habla tanto de inflamación crónica cómo del cáncer, por ejemplo?

Pues ya sabes cómo funciona esto.
Todo nuestro sistema de salud está pensado para tratar enfermedades, no para prevenirlas.
Los sistemas públicos y privados de salud no tratan pacientes, buscan clientes. Personas a las que cobrar consultas y recetar y vender medicamentos mientras dure su enfermedad.
Piensa un momento, qué pasaría si llamaras ahora a tu servicio de atención sanitaria pidiendo un chequeo general de salud.
Que te preguntarán por tus síntomas y que si no te sientes mal y no te duele nada no pueden atenderte.
No te engañes. En realidad, nadie está preocupándose de si ahora mismo estás desarrollando un cáncer, depresión o Alzheimer.
Se preocuparán y ocuparán cuando enfermes para medicarte y tratarte, porque es su trabajo. Entonces, habrá muchas personas para ayudarte, seguramente excelentes en lo suyo, y eso será bueno para ti.
Lo malo es que igual cuando llegue esa ayuda será demasiado tarde.

Ahora, prodrías preguntarte por qué te cuento esto a ti, que a ti nada de esto va a pasarte.

Y podría ser cierto.
Podrías pensar en mil razones que darte para creértelo.
Podrías pensar que enfermedades como la artritis, por ejemplo, no deberían preocuparte, tal vez porque eres joven y, además, no parece algo grave porque no genera tanta alarma social.
Vale, escucha esto:
“En los mejores días, estás rígido de 15 a 20 minutos; en los peores, puede pasar una hora hasta que puedes incorporarte de la cama.”
“Tienes que pedir ayuda para asearte; te tienen que dejar todo cerca para desayunar, no puedes levantar los brazos ni para coger una taza.”
Son testimonios de personas con artritis reumatoide. Son menores de 30 años, algunas adolescentes.
¿Te sigue pareciendo poco grave?
Tienes que saber que la artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que afecta más a jóvenes y personas de mediana edad que a mayores, a pesar de lo que puedas creer.

Las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus (que seguro también te suena) se asocian desde hace tiempo a la inflamación crónica.

No lo digo yo, lo dicen infinidad de estudios e investigadores de, sin ir muy lejos, el Centro Superior de Investigaciones Científicas, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y la Sociedad Española de Inmunología.
La inflamación, la inflamación…
De verdad, siento las consencuencias que pueda tener lo que a continuación te voy a contar, pero alguien tiene que advertirte. Una persona informada es una persona capaz de tomar mejores decisiones.

¿Crees que como no fumas, no bebes con regularidad, haces deporte, comes mucha hoja verde y poca carne roja estás a salvo de desarrollar un cáncer?

Podría ser, pero los datos son estos:
  • Uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrán cáncer.
  • Cada vez se diagnostican más tumores en personas menores de 50 años. El aumento es del 80% entre 1990 y 2019, así que las nacidas después de 1990 tienen más probabilidades de desarrollar un cáncer.
Lo primero no lo digo yo, sino la Asociación Española contra el Cáncer. Lo segundo tampoco, lo dicen los más recientes estudios publicados en la Nature Reviews Clinical Oncology y en la BMJ Oncology.
Pudiera ser que esas personas a las que se refiere la estadística no se cuidaran tanto como tú ni llevaran un estilo de vida tan saludable cómo el tuyo…
Pudiera ser.
Pero dime, ¿a cuántos jóvenes sigues en redes sociales que, llevando una vida saludable y envidiable, cuentan ahora su día a día conviviendo con un cáncer?
Te vendrán a la cabeza varios casos recientes y algunos con fatal desenlace.
Y los sigues porque tu miedo a padecer un cáncer está ahí. Latente.
Afortunadamente, el porcentaje de supervivencia de una persona con cáncer ronda el 70% hoy en día.
¿En qué lado de la estadística prefieres estar?
Yo, lo tengo claro. En el de las que no lo desarrollen.

Y una última certeza, esta de las más recientes, del Instituto Nacional del Cáncer de los EEUU: “Con el tiempo, la inflamación crónica puede dañar al ADN y llevar al cáncer.” Sí, otra vez la inflamación…

O, o, o…
Podrías pensar, otra vez, que las enfermedades neurodegenerativas son raras. Incluso, que el Alzheimer es una enfermedad de la vejez.
Para un momento y piensa:
  • ¿Has sentido ansiedad o agobio en el trabajo o en casa?
  • ¿Envidias la vida que muestran los demás en las redes sociales y sueñas con una igual?
  • ¿Piensas con dejarlo todo para empezar una vida diferente pero no te atreves?
  • ¿Tienes miedo a perder tu trabajo y dejar de pagar tus facturas?
  • ¿Tienes miedo a que tu pareja te deje por alguien ‘mejor’?
El ritmo y estilo de vida actuales te mantienen en continuo estado de alerta. Tu mente está trabajando continuamente en evaluar esos riesgos y sus consecuencias.
Tú no te das cuenta porque es tu sistema ‘automático’ el que se encarga de ello.
Pero haz memoria y piensa si:
  • Te viene un tic continuo en un ojo y luego se te va y no sabes por qué.
  • Te da sensación como de angustia o presión en el pecho y no sabes el motivo.
  • Te dan las tantas dando vueltas en la cama sin dormir y por la mañana vas arrastrándote.
Pues todo eso son síntomas de que tus niveles de cortisol están disparados.
¿Y qué es el cortisol?
La hormona que se activa en tu cuerpo en los momentos de amenaza y alerta.
Y no importa que estés siendo víctima de un atraco o que tu pareja esté rompiendo contigo, tu cortisol se disparará igual.

Lo increíble es que los niveles de cortisol se te dispararán tanto si te pasan esas cosas como si te las imaginas. Esto lo cambia todo, porque porque el 90% de lo que te preocupa nunca te sucede, pero tu cuerpo lo vive como si te pasara.

Así que tú te pasas el día con el cortisol por las nubes en un estado de ‘intoxicación de cortisol’ que es como se conoce.
¿Y sabes cuál qué hace el cortisol con tu cuerpo?
¡Exacto, inflamarte!
Mira.
La inflamación es un mecanismo defensivo natural del cuerpo para cuando te haces una herida o te das un golpe, por ejemplo.
La propia digestión es un proceso inflamatorio defensivo contra las bacterias que podrías ingerir al comer.
Vamos, que es un proceso evolutivo que lleva millones de años funcionando en los humanos.
Pero ese proceso está diseñado para ser de duración temporal.
Y resulta que tú te pasas el día entero por ahí con tu inflamación. A todas horas.
Comprando papeletas para el sorteo de una enfermedad autoinmune o quién saber si un cáncer.
Y esto no acaba.

Te pregunto: ¿Comes de 4 ó 5 veces al día y no paras de picar entre comidas? ¿Cuántos de esos snacks son dulces?

Pues tu cuerpo, y en particular tus vísceras, se pasan el día entero inflamadas.
Te intoxicas de cortisol y te inflamas. No le das descanso a tus vísceras.

Pero ojo, que unos niveles muy altos de cortisol también alteran tu microbiota y hacen más permeable tu intestino.
Eso provoca que se cuelen en tu sangre cosas que en realidad deberían salir en tu caca.
Y esas ‘cosas’ están en la base de muchas enfermedades neurodegenerativas.

Y volviendo al azúcar, igual no sabes la cantidad que comes a diario, pero es infinitamente más de la que eres consciente.
La sepas o no, sí debes saber que:
  • El exceso de azúcar en sangre provoca la glicación, un proceso combinativo con moléculas de proteína o de grasa que conduce a la formación de productos que son inflamatorios.
  • A la larga, el exceso de azúcar producirá resistencia a la insulina en tu cuerpo.
Si continuamente estás generando insulina tu cuerpo se hará ‘inmune’ o resistente, por lo que cada vez tu capadidad de asimilar azúcar (glucosa) irá disminuyendo.
Con la insulina viene a pasar algo parecido a lo que ocurre con las drogas.
Que cuaYesnta más consumes más las tolerará tu cuerpo y cada vez necesitarás dosis mayores para sentir sus (terribles) efectos. Hasta que sea tarde…

Para acabar de rematar, los estudios más recientes relacionan el Alzheimer con la resistencia a la insulina en el cerebro, provocada por el continuo exceso de azúcar en sangre.
De ahí que empiece a conocerse al Alzheimer como diabetes tipo III.

Ahora te lo pregunto de nuevo: ¿Tienes la total seguridad de estar haciendo todo lo que está en tus manos para no desarrollar enfermedades autoinmunes, degenerativas o cáncer?

¿Qué puedes hacer tú contra esto?

Te lo decía al principio, te pasas el día inflamad@.
Y ahora sabes que la inflamación crónica no es buena.
Está involucrada en todas las enfermedades que provocan la mitad de las muertes en el mundo.
Cada una de estas enfermedades potencialmente mortales puede tener un origen concreto en cada caso. Por ejemplo, tú podrías tener una predisposición genética.
Y para cada una de ellas existen diferentes medicamentos y estrategias aprobadas, experimentales o en desarrollo para tratarlas.
La mayoría de estos tratamientos aseguran una mejor calidad de vida y la reducción del dolor mientras dure la enfermedad, sin embargo, ninguno es 100% efectivo en acabar con ella.
Pero hay tres cosas en las que coinciden los doctores e investigadores más eminentes sobre el desarrollo y tratamiento de estas terribles enfermedades:
  • La inflamación crónica es un proceso que colabora en el desarrollo de todas ellas y las complica, por lo que cada persona debe trabajar para prevenir la inflamación crónica.
  • Las estrategias de prevención y de tratamiento de estas enfermedades debe incluir un plan de nutrición con restricción calórica y reducción de la ingesta de gluten y azúcares.
  • En la mayoría de casos, las recomendaciones incluyen realizar periodos de ayuno breves y frecuentes (no siempre).
Y no lo digo yo.
Lo dicen doctores, investigadores y autores como Dominic D’Agostino, Jason Fung, Rhonda Patrick, Thomas Seyfried, Peter Attia, Valter Longo, Mark Sisson, Eric Westman, Leanne Vogel, Jeff Volek, Marcos Vázquez o Guillermo Rodríguez Navarrete.
Seguro que has oído hablar de más de uno.
Ahora sí.
Llegados a este punto, te toca responder a la pregunta que te he estado planteado mientras leías esto. Es importante, así que creo que deberías hacerlo fríamente y con sinceridad.
Tu respuesta podría determinar la calidad de vida que lleves a partir de ahora y cómo y dónde estarás dentro de unos años.
  • Si tienes la total seguridad de que estás haciendo todo lo posible para cuidar tu salud y no desarrollar enfermedades autoinmunes, neurodegenerativas o cáncer, te felicito. Eres de las pocas personas, muy pocas, que conozco que ya lo están haciendo. Poco puedo hacer por ti que no estés haciendo tú ya.
  • Si por el contrario crees que toda esta evidencia científica, por los motivos que sean, no aplican en tu caso o no te afectan, de acuerdo. Es válido y lo respeto. Tampoco puedo hacer nada por ti. A lo mejor, rezar, pero se me da muy mal.
  • Sin embargo, si sabes que no haces lo suficiente o crees que podrías hacer más por tratar de evitar esas enfermedades para vivir más y mejor yo sí que puedo ayudarte.
Entiendo que sabes que hay cosas que no puedo hacer por ti:
  • No puedo hacer que no te echen del trabajo.
  • No puedo obligarte a que lo dejes todo y cambiar de vida.
  • Tampoco puedo evitar que te deje tu pareja.
  • No puedo manipularte genéticamente para evitar factores de riesgo congénitos.

Pero soy nutricionista, así que lo que sí puedo hacer es diseñar y pautar un plan de nutrición online con dieta antinflamatoria. O sea, dieta de restricción calórica y reducción de la ingesta de azúcares, de gluten y que incorpore ayunos.

Eso sí puedo hacerlo y puedo hacerlo muy bien.
Lo hago a diario para muchas personas desde hace años.
Y en base a esa experiencia acumulada de todos estos años he diseñado KetoMaster.

¿Qué es KetoMaster?

KetoMaster es un plan de nutrición de 3 semanas de duración basado en la dieta cetogénica que suma la introducción progresiva de ayunos.
Durante 21 días, disfrutarás de todos los beneficios de la dieta cetogénica y de los ayunos.
¿Qué por qué una dieta cetogénica y no otro tipo de dieta?
Porque es el sistema de alimentación que se ha mostrado más efectivo contra el estado de inflamación crónica.
Por si has estado en una cueva estos últimos años y aún no sabes en qué consiste o no has oído hablar de la dieta keto (cetogénica) te hago un resumen rápido:

En una dieta keto reduces al máximo la ingesta de carbohidratos y azúcares y por tanto también del gluten, mientras incrementas la ingesta de proteínas y grasas de origen animal. Es una dieta saciante que transforma tu cuerpo en una máquina de quemar grasa.

Con el paso de los días tu cuerpo se cetoadapta, es decir, se acostumbra a extraer toda la energía que necesita de las cetonas que generará tu cuerpo mientras quema tu grasa, de ahí el nombre de cetogénica.
Quizá te pueda parecer raro lo de comer mayoritariamente proteína y grasas de origen animal.
Pudiera parecer que va en contra del mensaje más extendido por parte del mundo médico y la industria alimentaria.
Pero recuerda, la industria alimentaria no es amiga del consumidor y el mundo médico y los sistemas de salud no están diseñados para que no enfermes, sino para actuar cuando lo hagas.
Sé que puede estar tambaleándose tu sistema de creencias, pero te pongo ejemplos rápidos para que entiendas de qué estamos hablando:
Alimentos de hoja verde sobre fondo oscuro

Nunca pensarías que en un vegetal hay toxinas porque la industria te ha inculcado una mentalidad pro plantas.

¿Sabías que los alimentos de hoja verde que ingieres contienen oxalatos?
El oxalato es una sustancia que debería ser tratada como una toxina.
La cantidad de ingesta máxima diaria que no deberías superar es de unos 250 mg, para que el cuerpo pueda eliminarlo.
Consumir más sería nefasto para tu salud.
Atención, pregunta: ¿Sabrías decirme qué cantidad de oxalato tenía el último smoothie verde que te tomaste mientras te estabas intoxicando?
Carne roja

Sobre la carne animal que tanto ha demonizado la industria deberías saber que, por ejemplo, un estudio reciente ha determinado que contiene un nutriente que mejorará tu respuesta inmune contra el cáncer: el ácido transvaccénico.

¿Pero cómo? ¿No decían infinidad de gurús que la carne roja podría ser cancerígena?
Hoy en día te será difícil encontrar a un verdadero profesional de la nutrición que no te recomiende empezar el día con proteína en lugar de cereales o fruta para no disparar tus picos de insulina.
¿Pero no decían hasta anteayer todo lo contrario?
Claro, es que eran médicos y endocrinos repitiendo lo que les dictaban desde la industrias alimentaria y la farmacéutica.
Las mismas industrias que financiaban sus investigaciones mientras les sugerían qué medicamentos recetar.
¿Y qué contarte del ayuno?
¿Crees que nuestros antepasados podían comer a diario? No, no podían.
Dependían de poder acceder, primero a los desperdicios de los depredadores, y más tarde a animales que poder cazar.
Imagina durante las duras épocas de las glaciaciones.
El ayuno intermitente se ha practicado durante toda la historia de la humanidad, incluso con fines curativos, espirituales y hasta religiosos.
Las adaptaciones metabólicas y fisiológicas que se dan durante la práctica del ayuno serán reconocidas por tu organismo y te generarán numerosos beneficios.
La práctica de ayuno está impresa en nuestro propio ADN.

Ha llegado el momento de que despertemos como especie y recuperemos nuestros hábitos ancestrales de alimentación.

Los que durante millones de años desarrollamos como cazadores-recolectores y antes como carroñeros-recolectores.
Grasas y proteínas animales en la base de la pirámide y vegetales de temporada en el siguiente escalón. Con periodos de descanso y ayuno del sistema digestivo.
Puro sentido común.
Un plan de nutrición que cada vez más profesionales recomiendan.
Primero lo hicieron tímidamente (si ya es difícil reconocer un error, imagina tantos en tan poco tiempo), ahora lo hacen a bombo y platillo.
Deportistas de élite, presentadores, artistas, personalidades políticas y millonarios ‘salen del armario’ y reconocen que siguen dietas cetogénicas y practican ayuno intermitente.
Todos asesorados por investigadores y nutricionistas pioneros de nueva era convertidos en auténticas celebridades a la vista de los resultados logrados.
Todo eso es KetoMaster.
Llevarás el mismo plan de nutrición con el que esas celebridades han logrado sus increíbles resultados.
Dejando de lado los hábitos actuales de alimentación, cimentados sobre bases erróneas que solo conllevan un deterioro de nuestra salud.
Durante 21 días, reconectarás con tu yo ancestral.
El tiempo suficiente para resetear tus sistemas y sentir todos los beneficios de la dieta cetogénica y el ayuno intermitente, algunos desde el primer día.
Aquí te enumero algunos:

1

Mejores digestiones

La dieta cetogénica, al ser baja en carbohidratos, suele resultar en menos problemas estomacales. Es común experimentar menos gases, calambres estomacales, y menor riesgo de diarrea, lo que podría mejorar la digestión en general.

2

Reducción de la hinchazón

La dieta baja en carbohidratos, como la cetogénica, suele resultar en menos problemas estomacales, incluyendo menos gases y calambres estomacales, lo que podría reducir el hinchazón.

3

Mayor Independencia

Al conservar la masa y la función muscular, así como mejorar la tasa metabólica en reposo, la dieta cetogénica podría contribuir a una mayor independencia, especialmente en términos de movilidad y autonomía física.

4

Mayor resistencia física

La dieta cetogénica puede aumentar la resistencia física al proporcionar acceso constante a la energía de las reservas de grasa.

5

Mayor agudeza mental

La dieta cetogénica o keto muestra beneficios significativos para la agudeza mental y la salud cognitiva. Puede combatir la depresión, mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. La cetosis mejora la memoria y la cognición reduciendo la inflamación cerebral y aumentando la producción de BDNF, molécula crucial para la neuroplasticidad. Se ha demostrado eficaz en la reducción de síntomas de la epilepsia y en etapas iniciales del Alzheimer.

6

Aumento del apetito sexual

Las dietas altas en grasas, como la keto o cetogénica, pueden aumentar los niveles de estrógeno en las mujeres, lo que es crucial para mantener el deseo sexual, especialmente antes de la menopausia. Además, en los hombres, una dieta alta en grasas puede mejorar los niveles de testosterona, vinculados a un mayor deseo sexual y a una mejor salud sexual.

¿Qué incluye KetoMaster?

Ya sabes qué es KetoMaster y qué puede hacer por ti y tu calidad de vida. Es hora de que veas lo que encontrarás dentro una vez lo contrates:
  • 13 vídeos explicativos sobre la dieta keto y el ayuno intermitente: Todos sus beneficios y cómo poner en práctica el plan nutricional keto propuesto.
  • 21 días de dieta keto en 3 planes semanales: incluyen documentos de planificación y adaptación del plan a tus gustos y necesidades, libros de recetas y listas de la compra exquisitamente presentadas y detalladas.
  • Vídeos y documentación de apoyo adicionales para aprender a llevar una vida keto para siempre.

Contenido del Curso

Expandir todo

30,00

«Desde que empecé con Keto noté un gran empujón en mi metabolismo a la hora de perder peso. Gracias a mis planes keto y a la posibilidad de adaptarlos a mi necesidades logré en siete semanas con bajar 9 kilos.»
Sandra Pastor
Educadora Infantil
«Con María descubrí que no soy de ‘caderas anchas’, como siempre me decían y ahora no me acostumbro a los halagos sobre lo bien que me veo y la energía que desprendo. Estoy muy orgullosa de mi evolución y de ser una KetoMaster»»
Sonia Gallego
Enfermera
«De cara al Iron Man me costaba entrenar con energía a las horas que mi trabajo me lo permitía. Ahora, en tres meses con María, completo duras sesiones sin dolor, muchas veces casi sin desayunar y me recupero más rápido que nunca.»
Antonio Orfe
Capitán de Barco
«He logrado dejar el azúcar y el pan. Antes lo tomaba todo super dulce. Aunque no me preocupaba el peso porque soy luchador, en seis semanas he bajado 10 kilos. Lo mejor es que te permite hacer vida social con tus amigos.»
Jony Fernández
Entrenador de Lucha
«En seis semanas logré bajar 10 kilos. Ahora controlo muy bien mis antojos, casi no tengo, que era de lo que más me mataba. Los pocos que tengo los controlo. Mi vida ha cambiado muchísimo después de descubrir la alimentación Keto.»
Judith Recasens
Empresaria Autónoma

30,00

Carrito de compra
Imagen de los materiales y entregables del curso dieta keto online KetoMasterKetoMaster: Curso dieta keto online 21 días
30,00